Toma de decisiones eficaz: un marco

Ver también: Toma de decisiones

Nuestra pagina en Tomando decisiones analiza algunos de los problemas relacionados con la toma de decisiones.

Esta página describe un posible marco para tomar decisiones efectivas. Es un modelo de siete etapas y fue diseñado originalmente para su uso en grupos y organizaciones. Sin embargo, no hay ninguna razón por la que no pueda utilizar el mismo método, o una forma simplificada, para tomar decisiones en casa.



cómo averiguar el aumento porcentual

Lo importante es pasar por todas las etapas por turno, aunque solo sea para decidir que no son relevantes para la situación actual.



1. Listado de posibles soluciones / opciones

Para obtener una lista de todas las posibles soluciones y / u opciones disponibles, generalmente es apropiado utilizar un proceso de resolución de problemas grupal (o individual). Este proceso podría incluir una lluvia de ideas o algún otro proceso de 'generación de ideas'.

Vea nuestras páginas en Resolución de problemas y Pensamiento creativo para más información.

Esta etapa es importante para los procesos generales de toma de decisiones, ya que se tomará una decisión a partir de una selección de opciones fijas.



Recuerde siempre considerar la posibilidad de no tomar una decisión o no hacer nada y tenga en cuenta que ambas opciones son en realidad soluciones potenciales en sí mismas.


2. Establecer una escala de tiempo y decidir quién es responsable de la decisión

Al decidir cuánto tiempo disponer para el proceso de toma de decisiones, es útil considerar lo siguiente:

  • ¿Cuánto tiempo hay disponible para dedicarle a esta decisión?
  • ¿Existe una fecha límite para tomar una decisión y cuáles son las consecuencias de no cumplir con esta fecha límite?
  • ¿Existe alguna ventaja en tomar una decisión rápida?
  • ¿Qué importancia tiene tomar una decisión? ¿Qué importancia tiene que la decisión sea la correcta?
  • ¿Pasar más tiempo mejorará la calidad de la decisión?

Recuerde que a veces una decisión rápida es más importante que una decisión 'correcta' y que en otras ocasiones ocurre lo contrario.



También vea nuestra página: Gestión del tiempo .

Responsabilidad de la decisión

Antes de tomar una decisión, debe tener claro quién se hará responsable de ella.

Recuerde que no siempre son los que toman la decisión los que tienen que asumir la responsabilidad. ¿Es un individuo, un grupo o una organización?

Ésta es una pregunta clave porque el grado en que se comparte la responsabilidad de una decisión puede influir en gran medida en la cantidad de riesgo que las personas están dispuestas a asumir.

Si la toma de decisiones es por trabajo, entonces es útil considerar la estructura de la organización.

  • ¿Es el individuo responsable de sus decisiones o la organización tiene la responsabilidad última?
  • ¿Quién debe llevar a cabo el curso de acción decidido?
  • ¿A quién afectará si algo sale mal?
  • ¿Estás dispuesto a asumir la responsabilidad de un error?

Finalmente, necesita saber quién puede tomar la decisión. Al ayudar a un amigo, colega o cliente a tomar una decisión, en la mayoría de las circunstancias, la decisión final y la responsabilidad la tomarán ellos.

Siempre que sea posible, y si no es obvio, es mejor acordar formalmente quién es el responsable de una decisión.

Esta idea de responsabilidad también destaca la necesidad de mantener un registro de cómo se tomó cualquier decisión, en qué información se basó y quiénes participaron. Es necesario mantener suficiente información para justificar esa decisión en el futuro, de modo que, si algo sale mal, sea posible demostrar que su decisión fue razonable en las circunstancias y teniendo en cuenta el conocimiento que tenía en ese momento.


3. Recopilación de información

Antes de tomar una decisión, se debe recopilar toda la información relevante.

Si hay información inadecuada o desactualizada, es más probable que se tome una decisión incorrecta. Si hay mucha información irrelevante, la decisión será difícil de tomar y será más fácil distraerse con factores innecesarios.

Por lo tanto, necesita información precisa y actualizada sobre la cual tomar decisiones.

Sin embargo, la cantidad de tiempo dedicado a la recopilación de información debe sopesarse con cuánto está dispuesto a arriesgarse a tomar una decisión incorrecta. En una situación de grupo, como en el trabajo, puede ser apropiado que diferentes personas investiguen diferentes aspectos de la información requerida. Por ejemplo, se pueden asignar diferentes personas para concentrar su investigación en costos, instalaciones, disponibilidad, etc.

Puede encontrar las páginas en nuestro Habilidades de estudio y Métodos de búsqueda secciones útiles durante la etapa de recopilación de información de la toma de decisiones. Nuestras paginas Lectura eficaz y Tomar nota puede ser de particular relevancia.

4. Sopesar los riesgos involucrados

Una pregunta clave es ¿cuánto riesgo se debe correr al tomar la decisión? Generalmente, la cantidad de riesgo que una persona está dispuesta a asumir depende de:

  • La gravedad de las consecuencias de tomar una decisión equivocada.
  • Los beneficios de tomar la decisión correcta.
  • No solo lo malo que podría ser el peor resultado, sino también la probabilidad de que ocurra.

También es útil considerar cuál podría ser el riesgo de que ocurra el peor resultado posible y decidir si el riesgo es aceptable. La elección puede ser entre 'hacer todo lo posible por el éxito' o tomar una decisión segura.

Para obtener más información sobre el riesgo, consulte nuestra página en Gestión de riesgos .

5. Decidir sobre los valores

Todo el mundo tiene su propio conjunto de valores: lo que creen que es importante. Las decisiones que tome, en última instancia, se basarán en sus valores. Eso significa que la decisión que es adecuada para usted puede no ser la adecuada para otra persona.

Si se comparte la responsabilidad de una decisión, es posible que una persona no tenga los mismos valores que las demás.

En tales casos, es importante obtener un consenso en cuanto a qué valores se les debe dar más peso. Es importante que se comprendan los valores sobre los que se toma una decisión porque tendrán una fuerte influencia en la elección final.


6. Sopesar los pros y los contras

Es posible comparar diferentes soluciones y opciones considerando las posibles ventajas y desventajas de cada una.

Algunas organizaciones tienen un proceso formal que se requiere en esta etapa, incluida una evaluación financiera, así que verifique de antemano si está tomando una decisión en el trabajo.


Una buena forma de hacer esto es usar un ' hoja de balance ', sopesando los pros y los contras (beneficios y costos) asociados con esa solución. Trate de considerar cada aspecto de la situación por turno e identifique lo bueno y lo malo.

Por ejemplo, comience con los costos, luego pase a los aspectos de personal, luego tal vez a los problemas de presentación.

Una vez enumerados los pros y los contras, es posible que decida de inmediato cuál es la mejor opción. Sin embargo, también puede ser útil calificar cada uno de los pros y los contras en una escala simple de 1 a 10 (con 10 - más importante a 1 - menos importante).

Al calificar cada uno de los pros y los contras, es útil tener en cuenta la importancia de cada elemento de la lista para cumplir con los valores acordados. Este enfoque de balance permite tener esto en cuenta y lo presenta de forma clara y sencilla.


7. Tomando la decisión

¡Finalmente, es hora de tomar la decisión!

Su recopilación de información debería haberle proporcionado datos suficientes en los que basar una decisión, y ahora conoce las ventajas y desventajas de cada opción. Es, como el programa de televisión La oportunidad toca a tu puerta lo tenía, 'Make Your Mind Up Time'.

¡Advertencia!


Puede llegar a esta etapa y tener un 'ganador' claro, pero aún así se siente incómodo. Si ese es el caso, no tenga miedo de volver a visitar el proceso. Es posible que no haya enumerado todos los pros y los contras, o puede que haya asignado una ponderación inadecuada a un factor.

Su intuición o 'presentimiento' es un fuerte indicador de si la decisión es adecuada para usted y se ajusta a sus valores.


Si es posible, es mejor dejar tiempo para reflexionar sobre una decisión una vez que se haya tomado. Es preferible dormir sobre él antes de anunciarlo a los demás. Una vez que se hace pública una decisión, es muy difícil cambiarla.

Para las decisiones importantes, vale la pena mantener siempre un registro de los pasos que siguió en el proceso de toma de decisiones. De esa manera, si alguna vez lo critican por tomar una mala decisión, puede justificar sus pensamientos en función de la información y los procesos que utilizó en ese momento. Además, al mantener un registro y participar en el proceso de toma de decisiones, fortalecerá su comprensión de cómo funciona, lo que puede hacer que las decisiones futuras sean más fáciles de administrar.

¿Cómo se obtiene el área de algo?

Habiendo tomado la decisión ...

Por último, y quizás lo más importante, una vez que haya tomado una decisión, no pierda el tiempo pensando en 'qué pasaría si'. Si algo sale mal y necesita revisar la decisión, hágalo. Pero de lo contrario, acepta la decisión y sigue adelante.


Conclusión

Esta página ha establecido una técnica de toma de decisiones que puede que le guste utilizar. Sin embargo, recuerde que ninguna técnica puede sustituir el buen juicio y el pensamiento claro. Toda toma de decisiones implica un juicio individual, y las técnicas sistemáticas están ahí simplemente para ayudar a esos juicios.

Continuar con:
Resolución de problemas
Gestión de riesgos